viernes, 12 de febrero de 2016

Sremski Karlovci y los monasterios del P.Nacional de Fruška Gora

Fruska Gora es una montaña serbia que se extiende a orillas del danubio, de este a oeste, entrando una pequeña parte en territorio croata. Es de baja altitud ya que su pico más alto, Creni Cot, mide tan sólo 539 metros sobre el nivel del mar. Sus bellos paisajes y espléndida naturaleza son reconocidos desde hace años y en 1960 fue declarada Parque Nacional, el primero de Serbia.



No siempre ha tenido el mismo nombre. Durante el período otomano se llamaba Alma Mons, que significa montaña fértil. El nombre de Fruška Gora significa “montaña de los francos”, ya que durante las campañas de los francos, la montaña hacía de frontera natural.

ALGUNOS DATOS DE INTERÉS

Está situado en la provincia autónoma de Voivodina, al norte de Serbia, cuya capital es la ciudad de Novi Sad. Fruska Gora es una

No siempre ha tenido el mismo nombre. Durante el período otomano se llamaba Alma Mons, que significa montaña fértil. El nombre de Fruška Gora significa “montaña de los francos”, ya que durante las campañas de los francos, la montaña hacía de frontera natural.

En sus fértiles laderas se cultiva la viña y fue el emperador romano Marco Aurelio Probo (reinó de 276 a 282) quién plantó las primeras cepas en la colina Glavica. Sus apreciados vinos se han degustado en las mesas más selectas de Europa. Dos de los más valorados son, el Bermet, un vino aromático que contiene cerca de 20 tipos de hierbas y especies, así como el Ausbruch, un vino de postre que incluso estaba en la lista de vinos del Titanic.






Además de viñedos vimos también campos de cereales, melocotoneros y muchas colmenas.

Es el hábitat de más de 1500 especies de plantas y de 60 especies de mamíferos de 16 familias y 42 subespecies, así como de alrededor de 200 especies de pájaros.

Se dice que Fruška Gora es un espejo del pasado geológico de la región. Hace mucho tiempo, Fruška Gora fue una isla en el mar de Panonia y sus estructuras rocosas guardan los secretos de la Era Glacial y esconden abundante cantidad de fósiles y minerales.

Dentro del Parque Nacional se encuentran 16 monasterios ortodoxos serbios construidos entre los siglos XV y XVIII.



Monasterio Novo Hopovo

Monasterio Novo Hopovo

El Parque Nacional se divide en tres áreas:

El área más protegida debido a las especies de animales y plantas que en ella se encuentran, ocupa un 3.7% del área total y está estrictamente prohibido realizar cualquier actividad excepto la educativa e investigación científica controlada.

La segunda zona ocupa un 67% del total y se puede acceder de forma controlada y limitada.

El 29.3% restante representa la tercera área de protección, donde se permiten actividades comerciales controladas y la construcción de alguna estructura de forma restringida.

A lo largo del Parque Nacional se han dispuesto varias áreas de descanso donde se puede realizar picnic cumpliendo, eso sí, las normas de comportamiento y respeto al entorno. Se pueden hacer varias rutas de senderismo por los cerca de 500 kilómetros señalizados y son varias las actividades que cada año organizan las diferentes asociaciones de montañismo. Los aficionados a los pedales pueden recorrer la Ruta del Danubio, conocida a nivel internacional y que se extiende a lo largo de las pendientes del sur de Fruška Gora.
En nuestro caso - y a pesar de visitar el PN a finales de junio - el tiempo no nos acompañó ese día para poder realizar actividades al aire libre y, sin abandonar el forro polar ni el paraguas, nos limitamos a realizar las visitas de algunos de los monasterios que, en realidad, era nuestro principal objetivo.

MONASTERIOS DE FRUšKA GORA

Fruška Gora es conocida por los serbios como “la Montaña Sagrada”. De los 35 monasterios localizados durante los siglos XVI y XVII, sólo quedan 16 de ellos repartidos en una franja de 50 kilómetros de largo por 10 kilómetros de ancho.
Durante las invasiones otomanas los monasterios ortodoxos fueron desplazándose a los bosques de la montaña de Fruška Gora con la finalidad de pasar desapercibidos y salvarse de los constantes ataques turcos. Gracias a ellos se pudo conservar la identidad cultural y religiosa serbia, sin duda un gran valor en lo que a su patrimonio histórico se refiere. Actualmente, algunos de ellos siguen siendo lugar de culto y peregrinación para los serbios ortodoxos.

Monasterio Staro Hopovo

Monasterio Staro Hopovo

A lo largo de los años, la mayoría de ellos fueron saqueados y abandonados para ser restaurados posteriormente, adicionando elementos barrocos, principalmente grandes iconostasios realizados por los principales artistas serbios. También ocasionaron graves daños, los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial primero y los ataques de la OTAN después, que del 24 de marzo al 11 de junio de 1999 cayeron sobre la antigua Yugoslavia.
Enumerándolos de oeste a este, se encuentran los monasterios de Privina Glava, Divša, Kuveždin, Petkovica, Šišatovac, Bešenovo, Mala Remeta, Beočin, Rakovac, Jazak, Vrdnik, Staro Hopovo, Novo Hopovo, Grgeteg, Velika Remeta y Krušedol.
Visitamos tres de ellos, el Monasterio de Krušedol, Novo Hopovo y Staro Hopovo

MONASTERIO DE KRUŠEDOL

Está dedicado a la Anunciación de la Virgen María y se considera uno de los más importantes de Fruška Gora.
Fue fundado entre 1509 y 1516 por el obispo Máximo y su madre Angelina. Máximo murió a los 55 años (en 1516) en el monasterio y Angelina, monja desde 1499, falleció también en el monasterio cuatro años más tarde. Sus tumbas así como las de otros miembros de la familia Branković fueron muy veneradas por los serbios y el monasterio se convirtió en un lugar de peregrinación. En 1716 los turcos profanaron y quemaron las reliquias, pudiéndose conservar tan sólo una parte del brazo izquierdo de Santa Angelina.
Tiene un gran aparcamiento frente a la entrada del recinto. A la derecha, unas escaleras conducen a una cafetería restaurante desde donde hay una bonita vista general.

Monasterio Krušedol

Monasterio Krušedol

El monasterio está amurallado y tras cruzar la rojiza puerta de entrada se deben caminar unos metros a través de los jardines hasta el núcleo principal. Hay una pequeña tienda de recuerdos, vino y miel. Es uno de los monasterios más visitados y el hecho es que en un momento llegaron tres autocares de italianos por lo que intentamos adelantarnos a ellos en la visita.

Monasterio Krušedol

Monasterio Krušedol

De la pintura mural del siglo XVI se conservan pocos fragmentos, pero en el interior de la nave hay un impresionante conjunto de frescos del siglo XVIII que representan la vida y pasión de Cristo, con un Pantocrator en la cúpula. En el interior de la nave está absolutamente prohibido sacar fotos y un monje se encarga de que ello se respete a rajatabla.
Durante la II Guerra Mundial los croatas lo utilizaron como cárcel.

Monasterio Krušedol

Monasterio Krušedol

Monasterio Krušedol

MONASTERIO DE NOVO HOPOVO

Fue el segundo monasterio que visitamos y a pesar de que dispone también de un gran aparcamiento, ese día no había ni un alma, sólo dos perritos con muchas ganas de jugar.

Monasterio Novo Hopovo

Para entrar al monasterio, caminamos por un corto pasadizo lleno de rosales y al final, junto a la puerta, un granado también en flor. Se respira una paz absoluta y justo al cruzar la entrada se encuentra un puesto con miel, vino y otras bebidas espirituosas pero no hay nadie que atienda. El monasterio fue construido por los déspotas de la dinastía Branković (igual que el de Krušedol) y se menciona por primera vez en 1641. Parece ser que fue fundado entre 1496 y 1502 en el lugar de una anterior iglesia del siglo X.

Monasterio Novo Hopovo

Monasterio Novo Hopovo

Las paredes exteriores esconden la antigua iglesia de San Nicolás de 1576 y tiene una interesante torre octogonal. Su interior está completamente cubierto de frescos que corresponden a principios del siglo XII los de altar y nave, mientras que los del nártex son de 1654. En una de las paredes de la nave se expone una colección de fotos en las que se aprecian los graves daños que sufrió durante la II Guerra Mundial.

Monasterio Novo Hopovo

Monasterio Novo Hopovo

También había un monje vigilando pero no nos puso ningún impedimento para sacar alguna foto. Compramos dos frascos de miel y nos dirigimos al tercer monasterio.
Monasterio Novo Hopovo

Monasterio Novo Hopovo

Monasterio Novo Hopovo

MONASTERIO STARO HOPOVO

Si el anterior era el Nuevo Hopovo éste es el Viejo Hopovo (staro significa viejo) y se encuentra a unos 2km del anterior a través de un precioso camino. Fundado también por el obispo Máximo Branković, según los archivos en 1545 ya existía. De la antigua iglesia dedicada también a San Nicolás no queda ni rastro ya que fue destruida por un terremoto.
Monasterio Staro Hopovo

Monasterio Staro Hopovo

Monasterio Staro Hopovo

La iglesia de piedra que se construyó posteriormente está dedicada a San Pantaleón. Durante la II Guerra Mundial fue bombardeado y la parte de los dormitorios fue destruida, conservándose sólo la iglesia la cual ha sido restaurada recientemente, tanto su interior como el exterior y la torre de la campana que se encuentra separada. Aquí no hay monjes y no vemos absolutamente a nadie, incluso el restaurante se encuentra cerrado a cal y canto. De aquí sale un sendero que transcurre por el bosque y conduce a Novo Hopovo. En el camino se encuentra una fuente cuya agua dicen que tiene propiedades curativas.

Alrededores monasterio Staro Hopovo

Alrededores monasterio Staro Hopovo

SREMSKI KARLOVCI

Entre el Parque Nacional de Fruška Gora y a menos de 10km de Novi Sad, capital de la provincia serbia de Voivodina, merece la pena detenerse en la pequeña población de Sremski Karlovci (Carlowitz en alemán).



A los pies de la montaña Fruška Gora y bañada por el Danubio, se trata de una pequeña ciudad de tan sólo 9000 habitantes y de la que se dice que es la más monumental de Serbia por metro cuadrado.
Su época de esplendor fue durante la época austrohúngara bajo la dinastía de los Habsburgo, en los siglos XVIII y XIX. Es impresionante su plaza central, Branka Radičevića, con varios edificios neoclásicos y las dos iglesias.
El patriarca Georgije Branković patrocinó cuatro de los edificios más importantes de la ciudad:
Palacio del Patriarcado (Patriaršija 1892-1894). Se utilizó como residencia del patriarca de Karlovci y más tarde como la residencia de verano del patriarca de Serbia después de la reunificación de la Iglesia Ortodoxa Serbia en 1920. Durante la II Guerra Mundial, muchos de los objetos de valor fueron robados. El Palacio alberga el Museo de la Iglesia Ortodoxa Serbia y la actual residencia del obispo ortodoxo de la Eparquía de Srem-Karlovci.
Palacio del Patriarcado

Palacio del Patriarcado

Escuela Teológica Karlovci (Crkveno-narodni Fond 1899). Originalmente fue una escuela de teología, la más antigua de Serbia fundada en 1794. Actualmente se encuentra la Escuela de San Arsenije construida en 1902 y también los archivos de nacional-eclesiásticos y los de la Academia serbia de arte y ciencia.
Escuela teológica Karlovci

Seminario (Bogoslovija 1901). El patriarca hizo construir este edificio como internado para los alumnos de la Escuela Teológica.

Seminario

Seminario

Edificio del Stefaneum (1903). Se construyó también para acomodar a algunos alumnos del Seminario y de la Escuela de Gramática. Actualmente es la sede de la Serbian World Community.
Catedral ortodoxa (1758-1762) dedicada a San Nicolás. Su nave es un bello ejemplo de la arquitectura de Vojvodina del siglo XVIII. El iconostasio está considerado una obra maestra del barroco serbio. Alberga las reliquias del segundo arzobispo serbio, San Arsenije Sremac, cuyo cofre que las contiene está situado frente al iconostasio. Su aspecto actual se debe a la reconstrucción de 1909-1910. 
Catedral Sveti Nikolai

Catedral Sveti Nikolai

Iglesia católica de la Santísima Trinidad (1768), justo al lado de la catedral. Es de estilo barroco y se levantó en el lugar de una antigua basílica benedictina.
En un extremo de la plaza, frente a la Catedral y a la Iglesia de la Santísima Trinidad, hay la bonita fuente barroca de los “Cuatro leones”. Se construyó en 1799 para conmemorar la finalización de las obras del sistema público de suministro de agua de la ciudad. Una leyenda dice que quien bebe agua de esta fuente volverá a Karlovci y se quedará para siempre.

Fuente de los cuatro leones

Fuente de los cuatro leones y la Iglesia de la Santísima Trinidad

A poca distancia,  otro edificio emblemático, la Escuela de Gramática Karlovci (Karlovačka Gimnazija). Se fundó en 1791 según proyecto de un arquitecto húngaro y fue la primera escuela de gramática serbia. El edificio actual es de 1891 y lo construyó el patriarca serbio alemán Andjelic y su hermano Stevan. Es una escuela de filología donde se estudian tanto lenguas clásicas como contemporáneas.
Escuela de Gramática Karlovci

Escuela de Gramática Karlovci

Escuela de Gramática Karlovci

Al lado, el Edificio de Magistratura donde tiene su sede el Ayuntamiento (1808 – 1811) en estilo neoclásico.
Edificio de Magistratura, sede del Ayuntamiento

8 comentarios:

  1. Una entrada fantástica. No tenia cap referència d'aques país i m'ha agradat moltíssim. Sobretot les esglèsies i monestirs romànics. Gràcies, Teresa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gràcies Elisenda. A diferència de la seva veïna Croàcia, Sèrbia no és un destí turístic de primer ordre però el que vam poder veure ens va agradar molt.

      Una abraçada

      Eliminar
  2. Un país que ni siquiera estaba en mi lista de destinos y que voy descubriendo gracias a ti. Gracias por compartir. Los monasterios son muy tentadores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto de consultar blogs es un peligro, siempre salen destinos que ni te habías planteado, jajajaj.

      Un saludo

      Eliminar
  3. M'ha encantat la zona. Quan vam estar a Belgrado vam fer una excursió d'un dia a Novi Sad, que és molt bonic i és fàcil arrivar-hi en bus públic. Pero per la segona escursió vam triar un castell, que ens va decebre (i arrivar-hi va ser molt pesat) una mica. Està clar que ens haviem d'haver acostat a Fruska Gora. M'encanten els petits monestirs i les esglesies ortodoxes amb els frescs a les parets.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. I tant si és bonic Novi Sad, a més hi vam trobar un festival i hi havia un ambient increïble. Algun dia li dedicaré una entrada... porto molta feina atrassada ;-)

      Una abraçada

      Eliminar
  4. Un recorregut molt interessant. Totes aquestes esglésies tan plenes amb aquestes pintures, són un plaer contemplar-les. Gràcies a vosaltres ho podem conèixer.

    Una forta abraçada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En general, les esglésies ortodoxes tenen molt d'encant i les dels monestirs de Fruska Gora no són una excepció.

      Petons

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.