viernes, 28 de noviembre de 2014

La Gran Isla de Estrasburgo

Es la isla del río Ill sobre la que se asienta la parte histórica de la ciudad de Estrasburgo, un excelente conjunto declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1988.
Fue fundada por los romanos en el año 12 aC en un lugar estratégico y formó parte de la línea de defensa romana del Rin. De hecho, el nombre de Estrasburgo significa “ciudad de los caminos” y sigue ocupando ese lugar estratégico dentro de la actual Europa.
Estrasburgo tiene unos 450.000 habitantes, es la capital de la región francesa de Alsacia y a lo largo de su agitadísima historia ha sido un continuo ir y venir entre Francia y Alemania.

Pont Couvert. La Petite France, Estrasburgo
UN POCO DE HISTORIA

Durante la Edad Media formaba parte del condado de Alsacia y aunque en 1648  por el Tratado de Westfalia la región pasó a Francia, la ciudad de Estrasburgo permaneció como ciudad libre imperial, hasta que en 1681 se integra en la Francia de Luís XIV.
Tras finalizar la Guerra francoprusiana, en 1870 pasó de nuevo a formar parte de Alemania por el Tratado de Frankfurt y se convierte en la capital del Reichsland de Alsacia-Lorena.
Después de la I Guerra Mundial volvió a ser francesa tras ser liberada el 22 de noviembre de 1918, por las tropas del General Gouraud.
En 1940 las tropas alemanas entran de nuevo en Estrasburgo y durante la II Guerra Mundial Alsacia formó parte del Tercer Reich viéndose inmersa en un proceso duro de germanización, con la prohibición de hablar francés, cambio de los nombres de las calles y de los apellidos franceses. Tras ser liberada por las tropas del General Leclerc en 1944, Estrasburgo y Alsacia son devueltas a Francia.

La Petite France, Estrasburgo

El sentimiento de los habitantes más viejos de Estrasburgo se define muy bien con esta frase: “No soy francés ni alemán, soy de aquí”.

Fue escogida para ser la sede de algunos de los organismos más importantes de la Unión Europea, quizás como reconocimiento a tres siglos de sufrir las consecuencias de un conflicto tras otro. Es sede del Consejo de Europa y de la Corte Europea de los Derechos Humanos y una de las sedes del Parlamento Europeo.

Río Ill. Estrasburgo

VISITA DE LA ISLA

El corazón de la ciudad vieja es la catedral, un impresionante edificio gótico cuya torre se distingue desde varios puntos. Además de la catedral, palacios y museos se ubican en este espacio que se puede recorrer perfectamente a pie.
Otra característica de la Isla de Estrasburgo son sus puentes, que unen la ciudad vieja con las orillas del río Ill.
Su conjunto urbano es excepcional y es un buen ejemplo para admirar la arquitectura residencial renana de los siglos XV y XVI.
La Petite France es otro de los lugares que no hay que perderse en la Gran Isla, con sus canales, su puente fortificado y la presa de Vauban.



Os propongo el siguiente itinerario … allá vamos!

Empezamos la ruta por la Place Corbeau junto al puente que lleva el mismo nombre, lugar donde ejecutaban a los infanticidas y parricidas, a quienes encerrados dentro de una jaula, los sumergían en las aguas del río.
Una curiosidad: En el restaurante “Au Canon”, Jérôme Hatt empezó a elaborar la famosa marca de cerveza Kronenburg. 

Desde la Place du Corbeau seguimos por la orilla del río hacia el muelle de los barqueros (Quai des Bateliers), mientras no debemos perdemos detalle de la bella arquitectura de las casas alsacianas.

Quai des Bateliers

Desde esta parte del río obtenemos una buena perspectiva del Palacio de Rohan, justo enfrente del Puente de Sainte Madeleine, mientras que la iglesia que da nombre al puente nos queda a mano derecha.

Palacio Rohan
Otro puente frente a la Rue des Bateliers y a pocos pasos el Puente de Saint Guillaume, construido frente la iglesia de Saint Guillaume. Una iglesia protestante, de fachada blanco nuclear y con un curioso campanario asimétrico coronado por un ancla que recuerda que era el templo que frecuentaban los barqueros. Desde el mismo Puente de Saint Guillaume, hay una buena vista de la Iglesia de San Pablo, construida en 1890 por los alemanes y considerada la catedral protestante de la ciudad.

Iglesia de Saint Guillaume

Iglesia de Saint Paul
Cruzamos el puente y seguimos por la calle Saint Etienne hasta la plaza del mismo nombre. Está todo el pavimento levantado por obras y por ese motivo no hay ningún tipo de vida. En dirección a la Catedral destaca el FEC, Foyer de l’Etudiant Catholique, un gran edificio renacentista de finales del siglo XVI.



Place Saint Etienne

Continuamos por la estrecha Rue des Fréres y medio escondida está la coqueta Place du Marché Gayot, con varias terrazas de bares frecuentados por estudiantes, aunque a esta hora de la mañana está prácticamente vacía.

Place du Marché Gayot

Junto a la Catedral se encuentra la entrada principal del Palacio Rohan, un impresionante edificio del siglo XVIII, ordenado construir por el obispo Armand Gaston de Rohan-Soubise como sede del nuevo Palacio Episcopal.
Alberga tres de los mejores museos de Estrasburgo: el de Museo de Bellas Artes, con obras de Botticelli, El Greco y Goya, entre otros, el Museo Arqueológico, que presenta la historia de Alsacia desde los primeros agricultores y el Museo de las Artes Decorativas, con una importante colección de cerámica francesa.

Palacio Rohan

Palacio Rohan

La Catedral se inició a finales del Siglo XII y su construcción se llevó a cabo desde 1176 a 1439. Está consagrada al culto católico de la Virgen María, restablecido desde finales del siglo XVII, ya que tuvo un período de culto protestante a lo largo del siglo XVI.
La torre (siglo XV) es imponente, con sus 142 metros fue la torre catedralicia más alta del mundo hasta que a finales del siglo XIX fue superada por la Catedral de Colonia.

Fachada lateral de la Catedral

Fachada principal de la catedral desde la Rue Mercière

Su exterior es magnífico y las tres puertas de la fachada principal tienen una decoración extraordinaria. En la puerta norte están representados los vicios y las virtudes en los laterales mientras que en el tímpano se reconocen diferentes escenas de la infancia de Jesús, rodeado de ángeles.
En la puerta sur están esculpidas las vírgenes prudentes a un lado y las vírgenes insensatas en el otro. Las primeras sostienen una lámpara y las tablas de la ley, mientras que las segundas sostienen las lámparas boca abajo y están junto a la tentación que les ofrece la manzana del pecado. En el tímpano, el Juicio Final.

Vírgenes prudentes. Puerta Sur

Vírgenes insensatas. Puerta Sur

En el centro, la puerta principal en la que destaca el tímpano, con una elaborada Pasión de Cristo rodeado de los profetas y diferentes escenas del Antiguo y Nuevo Testamento en los laterales.

Puerta principal

En su interior hay que prestar especial atención al pilar de los ángeles - un conjunto de estatuas en tres niveles-, las vidrieras que van de los siglos XII al XIV y especialmente su reloj astronómico (S.XIX) donde las horas son marcadas por la muerte y a las 12.30 desfilan los apóstoles ante Cristo.
 
Reloj astronómico

En diciembre de 2000 hubo un intento de atentado islamista con el objetivo de volar a pedazos la catedral y el mercado navideño así como el Parlamento Europeo, pero afortunadamente no se llegó a materializar.

Alrededor de la catedral hay algunas casas de gran interés. La más conocida es la maison Kammerzell del siglo XVI o la Farmacia del Ciervo, del siglo XIII.

Maison Kammerzell

Maison Kammerzell

Plaza de la catedral

Se trata de uno de los puntos más turísticos de Estrasburgo por lo que toda la zona está muy animada, llena de tiendas de artesanía, cafeterías, restaurantes y un organillo que pone la música.

Seguimos por la Rue Mercière hasta la Place Gutenberg que se encuentra en pleno centro comercial, entre la Rue des Grandes Arcades y la Rue du Vieux Marché aux Poissons.


Fachada principal desde la Rue Mercière

Place Gutenberg


Place Gutenberg

Rue des Grandes Arcades

En esta última hay un mercadillo de antigüedades y también de frutas y verduras. Antes de llegar al río encontramos el Museo Histórico de Estrasburgo situado en el edificio de las viejas carnicerías.
Giramos a la derecha por la Rue de la Douane y tal como su nombre sugiere aquí se puede ver el gran edificio de la Antigua Aduana con la fachada principal que mira al río Ill. El edificio fue reconstruido ya que los bombardeos de la II Guerra Mundial lo dejaron totalmente en ruinas.









La Rue de la Douane nos conduce al muelle de San Tomás (Quai Saint-Thomas). Aquí merece prestar atención a otra de las iglesias más interesantes de la ciudad, la Iglesia luterana de Santo Tomás, de finales del siglo XII, un ejemplo de gótico alsaciano.

Iglesia de Saint Thomas

Caminamos a orillas del río hasta el Puente de San Martín que delimita la zona conocida como la Petite France, que va desde este puente hasta los Puentes Cubiertos (Pont Couverts), un área donde el río Ill toma la forma de una mano con sus cinco dedos. 

Puente de Saint Martin

La Petite France

La Petite France tiene un gran atractivo y por ello es la zona más visitada de la ciudad junto con la catedral. Antiguamente aquí vivían los pescadores, curtidores y molineros ya que los desniveles del río eran aprovechados para ubicar los molinos.
La arquitectura tradicional está muy bien conservada y un buen ejemplo es la Casa de los Curtidores.

La Petite France desde la Place Benjamin Zix


Detalle casa curtidores (maison des tanneurs)

Empezamos por la Place Benjamín Zix desde donde se disfruta de una bonita imagen de postal, para continuar por la pintoresca Rue du Bain aux Plantes hasta el puente giratorio de madera.

Petite France

Es interesante ver su funcionamiento ya que en vez de elevarse, gira y se retira a un lado para dejar paso a las barcas.
De aquí a la Rue des Moulins, Rue Finkwiller y Place Dunant hasta el magnífico Puente Cubierto, una antigua estructura defensiva.
Antiguamente eran de madera con una cubierta también de madera, de ahí el nombre que han seguido conservando.

Torres del Puente Cubierto

Del antiguo puente fortificado del siglo XIII, se conservan cuatro torres, tres de las cuales sobre el río y la cuarta (llamada torre de Bourreau) está un poco más apartada. Situadas en el punto donde el río Ill se divide en canales, servían para controlar el acceso a la ciudad, formando parte de las 90 torres que aseguraban su defensa. A lo largo de la Historia han tenido varios usos, desde una cárcel a un lugar donde encerrar a los enfermos en cuarentena.


Justo frente de las torres, vemos otro elemento defensivo, la Presa de Vauban (Le Barrage de Vauban), que se construyó siguiendo el proyecto del famoso ingeniero militar. Fue construida en 1690 con la finalidad de poder inundar el sur de la ciudad e impedir el paso a las tropas enemigas. Hoy en día es un excelente mirador de la Petite France.

La Presa de Vauban (Le Barrage de Vauban)

Por cierto, el nombre de La Petite France es debido a la existencia de un antiguo hospital donde se trataba a los enfermos de sífilis, conocida como enfermedad del francés.
Tras ver la cuarta torre seguimos por la orilla del río. Del muelle Turkhei (Quai Turkhei) dejamos atrás la iglesia de Saint Pierre Le Vieux y tomamos la Grand Rue, una larguísima calle comercial llegando de nuevo en la plaza de la catedral.
Acabamos el recorrido caminando por la estrecha y animada Rue du Maroquin que desemboca en la Place du Marché aux cochons de lait, un buen lugar para sentarse a comer como Dios manda o tomar un tentempié, como una típica tarte flambée (flammkuchen en alemán), una especialidad típica alsaciana.

Rue du Maroquin y Place du Marche aux cochons de lait

Place du Marche aux cochons de lait

14 comentarios:

  1. Pues me va a venir de perlas esta entrada. Tenía pensada hacer una escapada de fin de semana el año que viene (cuando haga mejor tiempo) por esta ciudad.
    Se ve muy bonita.
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que te va a gustar mucho, hacía años que queríamos conocer la zona de Alsacia y la verdad es que nos hemos quedado con muchas ganas de repetir.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Preciós reportatge d'una ciutat (i una regió) que em falta conèixer. Crec que Alsàcia es deu poder fer amb la Selva Negra i pot ser el principi i final d'un recorregut preciós de 8 o 10 dies.
    M'ha semblat que en color de la catedral té un to rosenc, com el de Saint Thomas, com si es tractés de toba volcànica rosa com la que es troba a Erevan i Echmiadzin, a Armènia. I molt curiós això del lloc per ajusticiar als parricides i infanticides. Molt complet, com sempre! Res de posts de 400 paraules!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. I tant! És ideal per combinar amb la Selva Negra, en una àrea de pocs kilòmetres hi ha molta cosa per veure. Amb aquesta pluja, avui és un dia ideal per planificar escapades, anima't.

      Eliminar
    2. Llestos M. Teresa. El teus posts has estat "inspiradors" (com diuen alguns!). Ja tinc bitllet a Baden Baden per la SS 20115. 8 dies, a repartir entre Alsacia i Selva Negra.

      Eliminar
    3. Perfecte! Us agradarà molt. Alsàcia em va enamorar en canvi a la Selva Negra vaig tenir una petita decepció. Hi havia estat al 1984 en viatge d'estudis, el meu primer viatge. El Llac Titisee em va semblar meravellós, molt tranquil, en canvi ara quan hi vaig tornar era molt turístic, massa, amb molts grups organitzats. Potser perquè era el mes d'agost, a veure què opines quan hi vagis.

      Eliminar
  3. Que fotos Teresa, increíbles !!!
    Las dos veces que hemos estado en Estrasburgo han sido en Febrero imagínate el tiempo que pillamos.
    Tiene un conjunto histórico ideal para perderse en el.
    Seguimos en contacto.
    Por cierto, como se presenta el 2015 ??

    Un abrazo desde Las Palmas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En febrero debe hacer un frío que pela... ¿cómo aguantan unos canarios en febrero en Estrasburgo? ;-)
      En cuanto a viajes, de momento, empezaremos el año en Marruecos. Será nuestra tercera vez pero conoceremos lugares donde todavía no hemos estado. Y espero que el año 2015 sea como mínimo igual que 2014. Los mismos deseos para vosotros.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Me encanta esta ciudad. Estuve este verano, pero pienso volver pronto y haré el recorrido que propones. Hay un restaurante de quesos que me gusta mucho, aunque creo que la última vez que fui debió ser ¡hace casi veinte años! La Cloche à Fromage.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí fue la primera vez, pero no será la última. Me apunto lo del restaurante, los quesos me encantan.

      Un saludo

      Eliminar
  5. Alsacia.... Anda que no llevo tiempo queriendo ir por allí. Ahora con la niña estos lugares cercanos los estoy posponiendo para cuando sea un poco más mayor y nos embarquemos en esos viajes de coche que tanto nos gusta. Pero sin duda lo haré... y me acordaré de pasarme otra vez por aquí para tomar nota.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo llega Víctor! Hacía también mucho tiempo que queríamos ir por allí pero no sé por qué lo íbamos aplazando. Estrasburgo es una ciudad preciosa pero los pueblos alsacianos, ohhhhhh, son puro encanto.
      Un beso muy grande y espero que paséis unas Felices Fiestas.

      Eliminar
  6. Preciosas fotos!! Nosotros estuvimos en Estrasburgo en verano y el centro histórico nos enamoró además de su impresionante catedral. Nosotros en este viaje aprovechas también para visitar los pueblos de Alsacia.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El centro histórico de Estrasburgo es estupendo. Además, se puede recorrer perfectamente paseando, como a nosotros nos gusta.

      Un abrazo

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.