viernes, 22 de noviembre de 2013

Monte Namsan, Gyeongju (Corea del Sur)


El nombre Namsan en coreano significa Sur, por tanto, la Montaña Namsan es la Montaña del Sur. No debemos confundirlo con el Monte Namsan en Seúl, un lugar muy visitado ya que es donde está la famosa torre mirador.
Debido a su ubicación geomántica se considera la montaña guardiana de la posición sur de Gyeongju, criterio que se aplica para nombrar a muchas de las montañas ubicadas al sur de varias ciudades asiáticas, como la misma Seúl pero también en Kyoto, Xian o Pyongyang entre otras.
Namsan fue considerada una montaña sagrada durante el Reino de Silla, la más importante del área de Gyeongju.

Es un lugar ideal para realizar excursiones con infinidad de rutas marcadas. Además de los bellos paisajes y de poder estar en contacto con la naturaleza coreana, la zona está repleta de tesoros budistas de los siglos VII al X, muchos de ellos considerados como tesoros nacionales. Según la Administración del Patrimonio Cultural, se esconden los restos de alrededor de 122 templos y santuarios, 57 estatuas, 64 pagodas, 16 linternas de piedra y varias tumbas reales.
Muchas de las estatuas se encuentran en mal estado, ya sea por la propia erosión, o por el vandalismo en siglos pasados de los japoneses o de los confucionistas (según las diferentes versiones).







En realidad, cuando hablamos del Monte Namsan de Gyeongju se trata de dos montañas que forman parte de un grupo de aproximadamente 180 escarpados picos y 40 valles.
El área más conocida es la parte norte, cerca del centro de la ciudad y donde se encuentra el Pico Geumosan con 468 metros de altura. Más alejada del centro y en dirección sur, se encuentra Gowisan con 494 metros, conocida también como Surisan.
Namsan forma parte del Patrimonio de la UNESCO desde el año 2000, dentro del Área Histórica de Gyeongju.

Los coreanos valoran mucho este lugar, no sólo por las ruinas del período Silla sino por su belleza, sin embargo no acostumbra a formar parte del itinerario de la mayoría de extranjeros que visitan Gyeongju.
Nosotros mismos no teníamos ninguna idea de hacer esta excursión y gracias a un buen consejo nos decidimos a conocer una pequeña zona del Monte Namsan siguiendo el recorrido que se detalla en este mapa.



Ruta que hicimos por el Valle de Samneung en el Mt Namsan

Fue una decisión del todo improvisada, ya que la idea cuando nos levantamos era ir a visitar el Templo de Golgulsa. Cambiamos de planes, sin embargo no cambiamos de calzado pensando que sería un fácil paseo. Hubo momentos en que dudamos si tirar adelante o dar media vuelta, especialmente por nuestra hija que iba con chanclas descubiertas y pasó algunos momentos de apuros. Por consenso seguimos adelante e hicimos el recorrido en 3.30 horas.

Es uno de los trails más concurridos ya sea porqué está cerca de la ciudad o porqué el grado de dificultad no es mucho.  

Junto a la parada de bus se encuentran tres grandes tumbas reales del período de Silla. Corresponden a los reyes Adalla (154-184) el octavo rey de la Dinastía Silla, a Sindeol (912-917) el rey número 53 y a Gyeongmyeong (917-924) el número 54. Tienen entre 50 y 61 metros de circunferencia, entre 16 y 18 metros de diámetro y entre 4.5 y 5.8 metros de altura.





Aquí comienza el camino que, en general está bastante bien señalizado, pero ante algunas dudas siempre hay gente amable para echarnos una mano.





Se van viendo diferentes esculturas budistas a lo largo del camino o tras desviarnos unos metros y después de subir unas extenuantes escaleras se llega a la pequeña ermita Sangseonam, el lugar ideal para hacer el primer descanso.









Siguiendo el camino se obtienen unas excelentes vistas del valle y del gran buda excavado en la roca. Tiene 7 metros de altura y 5 de ancho y representa la figura de Sakyamuni meditando.












Se llega a Paduk Rock con unas excelentes vistas sobre Gyeongju al norte y el Mt Byeondoksan al oeste. Desde Baduk-bawi hay también unas buenas vistas.





Por fin llegamos a la cima del pico Geumosan (o Geumobong) a 468metros.
Nuestro siguiente objetivo era el Templo Yongjangsaji y la pagoda de piedra.



Nos parecía muy extraño encontrar un templo en medio de aquel paraje tan agreste.
En realidad son las ruinas de un antiguo templo, del cual se conserva la pagoda y una estatua de buda.

La Pagoda Yongjangsaji es de cuatro pisos y 4.5 metros de altura, construida en piedra guardando una gran armonía con el entorno. Se levanta al borde de un precipicio desde donde se obtienen unas vistas inmejorables.
Es un precioso ejemplo de construcción del período Unificado de Silla.









Llegamos a la estatua de Yongjangsaji Samryunseokbuljwasang, un Buda sin cabeza sentado sobre un pedestal de tres ruedas, con las piernas cruzadas. Está excavado en la roca y se cree que es de mitad del siglo VIII.

Yogjangsa es el Templo donde Kim Si-Seup, bajo el pseudónimo Maewoldang, tradujo la primera novela coreana Geumosinhwa al chino durante el reinado del rey Joseon Sejo.







Si llegar a la pagoda fue complicado, faltaba el más difícil todavía ya que tuvimos que agarrarnos a unas cuerdas para bajar por unas grandes rocas… y Patrícia con chanclas, no sé como no se partió la cabeza.




Seguimos el camino entre bosques de bambú hasta llegar a un puente colgante sobre un río seco. Sin dejar la orilla del río llegamos al pueblecito de Yongjang-ri donde esperamos el autobús para regresar a Gyeongju.





Es una excursión que recomiendo mucho si os gusta caminar y estar en contacto con la naturaleza.







Cómo llegar: En autobús desde Gyeongju. Números 500, 503, 505, 506, 507 o 508.
Bajar en Samneung. Es buena idea pedir al conductor que avise al llegar a Namsan Samneung.

Precio bus: 1500 wons

Precio Mt Namsan: gratuito

Y para acabar, permitidme tres consejos:

Llevar buen calzado porqué hay mucha piedra, el terreno es resbaladizo y es fácil tropezar con las grandes raíces superficiales.

Llevar abundante agua.

A poder ser evitar los fines de semana porqué es cuando los coreanos dedican su tiempo libre al trekking. Me sorprendió la gran afición que hay al excursionismo y que vayan tan bien equipados.   


6 comentarios:

  1. Un lugar francamente bonito. A mi este tipo de lugares me encantan. Buena elección, aunque seguro que tu hija en algún tramo se arrepintió de no llevar otro calzado.

    Un abrazo y buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto si se arrepintió! Fue una locura seguir en aquellas condiciones pero bueno, al final, tofos contentos.
      Feliz semana!

      Eliminar
  2. Es una lástima que por falta de tiempo nos olvidemos de lugares tan bonitos. La mayoría de los viajeros que visitan Corea del Sur no van a este monte, pero realmente merece la pena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón. De cada vez nos gusta más viajar despacio, abarcar menos y saborear mejor los lugares.
      Un abrazo!

      Eliminar
  3. Que tal Teresa?? Tanto tiempo sin escribirte y me encuentro con esta tan desconocida visita que tu como siempre nos presentas. Me imagino ese camino de bajada con cholas como decimos por aquí.
    Que bien sienta cuando después del esfuerzo te recompensan con esas vistas espectaculares.
    Bueno, yo en plena campaña de Navidad estoy a tope de trabajo ( que suerte!!).
    Seguimos en contacto.
    Un abrazo desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue una excursión muy chula y al alcance de todos.
      Trabaja mucho que hay que llenar la hucha para ir de viaje ;) De hecho, acabas de llegar como aquel que dice, por lo que estarás con las pilas cargadas. Nosotros el viernes, o sea pasado mañana, nos vamos a Omán, un destino soñado desde hace tiempo.

      Un abrazo

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.