viernes, 20 de septiembre de 2013

Vilafranca de Conflent, la bien guardada


Así es como se conoce a este precioso pueblo de la Cataluña Norte situado en territorio francés, a los pies de las Montañas del Canigó, en los Pirineos Orientales.
Vilafranca de Conflent (Villefranche-de-Conflent en francés) está bien guardada no sólo por sus murallas que la envuelven por completo sino también por una excelente protección natural.







Calle de Sant Joan

Las fortificaciones son tan viejas como su propia existencia aunque el aspecto actual es el que quedó tras la renovación del siglo XVII.
Afortunadamente, son muchos los pueblos que conservan su estructura medieval y sus murallas pero el trazado urbano de Vilafranca de Conflent es bastante singular.






SUS ORÍGENES EN LA EDAD MEDIA


La fundó en 1092 Guillem I de Cerdanya con la finalidad de proteger el valle de las invasiones y la llamó Vila Franca. Escogió el lugar por su posición estratégica, en el punto donde confluyen los ríos la Tet, el Cadí y la Rotja. Es aquí donde el valle del río Tet se estrecha entre dos abruptas paredes de tal manera que el único camino hacia el Alto Conflent y la Cerdanya era la calle principal de la villa. Las referencias del nombre actual de Vilafranca de Conflent son de 1375.
Desde el primer momento se amuralló pero los distintos soberanos reconstruyeron o reforzaron las fortificaciones en siglos posteriores, añadiendo baluartes o la famosa Torre del Diablo.






Pasó de villa condal a villa real con lo que aumentaron significativamente sus privilegios. La administración municipal corría a cargo de tres cónsules elegidos cada año por insaculación la vigilia de Todos los Santos, es decir, eligiendo al azar una bola de un saco. 
Los privilegios fiscales de los que gozaba atrajeron a diferentes artesanos y negociantes que se establecieron allí. La actividad que tuvo más relevancia fue la relacionada con el textil, como los cardadores, tejedores, pañeros, tintoreros o peleteros cuyos tejidos se exportaban a diferentes lugares de Europa.
También se encontraban los carpinteros, olleros o herreros que daban a sus habitantes los servicios que requerían.





Sus canteras de mármol rosa tuvieron también una gran importancia y el valorado material se utilizó para decorar los monasterios románicos de Sant Martí de Canigó y Sant Miquel de Cuixà o el Priorato de Serrabona, entre otros.

Durante la Edad Media, Vilafranca de Conflent era un centro próspero, mucho más poblado que Prada, la actual capital de la comarca, población que fue disminuyendo progresivamente perdiendo no sólo la capitalidad sino también su posición como centro de mercado.

EN EL SIGLO XII

Durante la Guerra dels Segadors (1640 – 1652) la villa fue tomada por las fuerzas francesas y por el Tratado de los Pirineos (1659) esa parte de Catalunya pasó a formar parte del territorio francés.

En 1669 llega Vauban a Villefranche-de-Conflent y aprovecha las fortificaciones más sólidas para reconstruir la muralla, especialmente por el lado Norte. Levantó muros más altos, un bastión, polvorines, un cuartel y un hospital. En 1681 refuerza el panorama defensivo con la construcción del Fuerte Liberia que domina la población.




Merece la pena escribir unas líneas sobre Vauban, el ingeniero que ya nombré hace pocas semanas cuando escribí acerca de Essaouira, comentando que Théodore Cornut estuvo muy influenciado por la arquitectura militar defensiva de Vauban cuando diseñó la nueva ciudad. El rey Luís XIV le nombró comisario general de fortificaciones en 1678 y escaló dentro del rango militar llegando a ser mariscal de Francia en 1703.
Fue un gran experto en ese tipo de construcciones que construyó por todo el territorio francés garantizando su defensa a la vez que tuvo una gran influencia fuera de sus fronteras.
Las fortificaciones de Vauban están inscritas en la lista del Patrimonio de la UNESCO desde 2008. Se trata de 12 grupos de edificios de características similares repartidos por todo el país. En el mismo Departamento de los Pirineos Orientales encontramos otro impresionante ejemplo, Mont-Louis a tan sólo 29km de Villefranche-de-Conflent.

El dominio francés marcó el declive de Villefranche y en un informe de 1718 ya se denuncia la decadencia total de la industria textil.

LA VISITA

Sus calles



Foto de una foto


Es un pueblo muy interesante, clasificado entre los más bonitos de Francia.
Se accede al recinto fortificado por una de las dos puertas de entrada del siglo XVIII, la Puerta de España al Oeste y la Puerta de Francia, al Este. En 1783, durante el reinado de Luís XVI, se substituyeron las puertas iniciales por estas dos grandes puertas de mármol rosa de la región y se añadió el puente levadizo.


Puerta de Francia y puente levadizo

Dos únicas calles casi paralelas lo recorren de un extremo al otro, por lo que la visita resulta muy fácil: subir por uno y bajar por el otro.
La calle de Sant Jaume se alarga de la Puerta de Francia hasta la iglesia, cerca de la muralla Sur.


Calle de Sant Jaume

Calle de Sant Jaume

De la Puerta de España al límite opuesto, la calle de Sant Joan, constituyendo ambas los dos grandes ejes de la vía fortificada.



Puerta de España

Enfrente de la iglesia, la calle se ensancha formando una pequeña plaza donde también encontramos el ayuntamiento y la antigua casa del veguer, destacando su torre de vigilancia, con ventanas de arco apuntado del siglo XIII.


Ayuntamiento 




Además de las dos calles, tiene un gran interés el camino de ronda, restaurado en muchos tramos y que va por el interior de la muralla.
Se pueden ver un gran número de casas señoriales de los siglos XIII y XIV aunque modificadas posteriormente. Destaca el antiguo Casal dels Llar, hoy casa de cultura municipal, La Casa Pasqual, la Casa Descatllar, la Casa Marc o la Casa del Pou son otros ejemplos a destacar.


Camino de ronda






La Muralla

El recinto fortificado es alargado con cuatro baluartes en los ángulos: El del Rey al NW, el de la Reina al SW, el de Cornellà al SE y el del Delfín al NE. La remodelación de Vauban añadió dos nuevos baluartes, el de la Montaña en el centro-sur y el de la Carnicería en el centro-norte. El antiguo puente de Sant Pere sobre el río Tet comunica con este baluarte.
Del recinto medieval quedan los restos de una antigua puerta y entre los baluartes de la Reina y de la Montaña se encuentra la Torre del Diablo construida entre 1441 y 1454.













Recomiendo hacer la vista exterior pero también pasear por el interior de la muralla para poder apreciar bien el sistema defensivo y ver el pueblo desde otra perspectiva. Se puede hacer la visita libre o guiada.


La Iglesia

La iglesia parroquial de Sant Jaume es otra joya del románico de las muchas que esconde el Departamento de los Pirineos Orientales.
La nave primitiva es del primer tercio del siglo XII. Su portal esculpido en mármol rosa con doble arquivolta decorada, consta de cuatro capiteles con unos leones esculpidos sobre los dos exteriores que sostienen una cabeza humana entre las patas. El portal se atribuye al Maestro del Claustro de Cuixà y data de 1230.








Un segundo portal más pequeño (del Maestro de la Tribuna de Cuixà) con arquivolta también decorada y dos capiteles, se construyó a mitad de la nave hacia el cementerio primitivo, entre la iglesia y la muralla.
En la ampliación del siglo XIII la nave fue alargada hacia levante y se construyeron dos enormes arcadas y una nave lateral con el doble de amplitud de la nave primitiva, utilizando todo el espacio disponible hasta la muralla.
El macizo campanario de planta cuadrada coronado por un cuerpo piramidal, se atribuye es también de esta segunda etapa que finalizó en 1260.


Fuerte Liberia

Fuera de las murallas y rematando el cerro de Belloch, se encuentra el Fuerte Liberia. Tal como he comentado anteriormente, fue construido por Vauban en 1681 y se adapta al relieve en tres planos superpuestos.
Fue modificado a lo largo del siglo XIX y Napoleón III mandó construir la escalera de 775 peldaños que se inicia en el Puente románico de Sant Pere hasta el fuerte.

Fuerte Liberia en la cima del cerro de Belloch

Desde Vilafranca de Conflent se puede coger el pintoresco tren groc (o train jaune) un trenecito ideal para recorrer unos paisajes de ensueño hasta Tor de Querol.


Recorrido del tren groc

16 comentarios:

  1. Yo que pensaba que conocía Catalunya, resulta que no tenía ni idea de este pueblo. Preciosas las fotos como siempre.

    Saludos viajeros
    El LoBo BoBo

    ResponderEliminar
  2. Es un pueblo muy bonito que merece la pena visitar. Aunque se encuentra en la llamada Catalunya Nord, administrativamente está en territorio francés.
    El Departamento de los Pirineos Orientales tiene infinidad de lugares, con unos monumentos románicos de primer orden y muchos atractivos naturales. Un viaje ideal para hacer en familia, seguro que os gustaría.

    ResponderEliminar
  3. Carai, quina feinada que has fet!!! I quins records!!! Hi vaig anar que estava embarassada de la Cèlia... Feia temps que no mirava les fotos i les teves me les han fet recordar.
    Potser demà miraré el vídeo!?!?!?
    Bona nit.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ei Neus!!!
      És un poble preciós. Naltros feia molts anys que hi havíem anat, encara no havia nascut la Patrícia i no recordava massa cosa.
      Celebro que les fotos t'hagin portat bons records.

      A reveure

      Eliminar
  4. Precioso pueblo!!
    A ver cuando me toca una ruta por España para descubrir estos lugares.
    Estaremos de escala en Barcelona, ya te contare,
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no habéis estado nunca en Barcelona, os va a encantar y si la conocéis seguro que podréis descubrir nuevos rincones.
      Para visitar Vilafranca de Conflent hay que pasar la frontera porqué se encuentra en Francia.

      Saludos

      Eliminar
  5. Que maravilla de pueblo. Y cuantos de ellos tenemos en la Catalunya francesa! Me encanta esta zona.Cero que deberiamos tomar ejemplo de los franceses de como cuidan el patrimonio y todos los detalles. Excelentes fotos Maria Teresa como siempre y un reportaje completísimo. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo Merche. Los franceses son un ejemplo a seguir en la conservación de su patrimonio, desde una gran ciudad al pueblo más diminuto.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Tan cerca y tan lejos. Tenemos un patrimonio natural y cultural, que es la repera. Yo me obsesiono con destinos muy lejanos obviando excelentes destinos que seguro que me encantarían. Excelente descripción y fotos, M. Teresa.

    Un abrazo gordo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso nos pasa a todos, Antonio. Los destinos más cercanos los dejamos para escapadas cortas o para cuando estemos más cascados. Hay tiempo para todo.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Un pueblo encantador que no conocía. Francia tiene muchos pueblecitos preciosos y diferentes entre sí, le tengo ganas a unos cuantos y ahora éste pasa a formar parte de la lista. Las fotos son fantásticas como siempre.

    Una abraçada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anna,
      Si tuviera que escoger un único destino de por vida, creo que me quedaría con Francia, precisamente por el encanto de sus pueblos y lo bien cuidados que están.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. ¡Qué maravilla de sitios nos descubres siempre!
    Preciosa localidad. Me la anoto en la recámara.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Helena,
      Me alegro de que te haya gustado Vilafranca de Conflent. Si alguna vez vas por allí, no te lo pierdas.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Me encantan estos post que nos descubren lugares de los que (al menos yo) no tenía idea de qué existían. Gracias. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. A ti te queda un poco lejos pero Vilafranca de Conflent es un pueblo muy visitado por catalanes y franceses, un destino turístico bastante conocido.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.