jueves, 26 de julio de 2012

El Lago Oeste. Hangzhou (I)


Hangzhou, la ciudad que maravilló a Marco Polo en el siglo XIII, es hoy una gran urbe de más de seis millones de habitantes. La descripción que éste hace de Hangzhou en su libro de viajes es la más larga y quizás la más famosa, comparándola a una ciudad celestial, la más bella del mundo conocido. Estos elogios han sido recordados durante siglos y todavía hoy se siguen utilizando como reclamo publicitario aunque ya mucho antes del turismo de masas, la ciudad de Hangzhou era una de las más visitadas del país.
Si el veneciano levantara la cabeza me pregunto si la reconocería, probablemente sí. A pesar de los altos rascacielos, de los coches de lujo que circulan por sus calles o de la frenética actividad consecuencia de su próspera industria, cuando se acercara a orillas del Lago Oeste sabría inequívocamente que se encuentra en Hangzhou, o mejor en Kinsai tal como él la llamó, cuyo significado en chino significa capital.





Sí, es cierto que el Lago Oeste ha cambiado mucho desde entonces porqué su aspecto actual no es cosa de cuatro días sino que es una labor pausada de embellecimiento siglo tras siglo.
Nació en el siglo VIII a partir de una pequeña laguna junto al río Qiántáng cuando el gobernador mandó dragar las marismas. A partir de entonces la historia del Lago ya avanzó paralela a la de Hangzhou, ciudad mucho más antigua que el propio lago, remontándose a inicios de la dinastía Qin (221 a.C.)
Juntos han vivido largos períodos de prosperidad pero también períodos de hambre y miseria siendo el Lago Oeste testigo de cada uno de estos momentos.



La ciudad adquirió mucha importancia cuando se construyó el Gran Canal de China bajo la dinastía Sui. A partir del siglo XII se convirtió en un gran centro de comercio especializado en sedas y porcelana, siendo un puerto de primer orden hasta la dinastía Ming. Fue en 1126 tras la llegada de los invasores del norte cuando la dinastía Song se trasladó al sur y se instaló en Hangzhou, ciudad que consideraban protegida por el lago y por las montañas.
Fue en esa época de esplendor cuando llegó a Hangzhou el primer occidental, el explorador y mercader veneciano Marco Polo. Exageraba explicando que la ciudad tenía más de un centenar de kilómetros de diámetro y 12.000 puentes o cuando escribió que el número y la riqueza de los comerciantes y la cantidad de mercancías era tan enorme que ningún hombre se podría formar una justa estimación de los mismos.
Seguro que exageraba, pero sus relatos describen muy bien el ambiente que se debía vivir en sus calles, en los almacenes y comercios, en el puerto.




Le sucedieron épocas de saqueos de piratas japoneses, ataques, incendios, pero la ciudad fue recuperándose de nuevo hasta lo que es hoy, un núcleo próspero acorde con el crecimiento que están experimentando gran parte de las provincias chinas.  Los chinos no se cansan de repetir el antiguo proverbio de que "En el cielo está el paraíso y en la tierra Suzhou y Hangzhou" y lo que atrae a los miles de turistas que visitan esta antigua capital imperial, es muy parecido a lo que sedujo a antiguos viajeros, a filósofos, políticos o célebres poetas. Lo mismo que embelesó a Marco Polo: el Lago Oeste. Según sus notas "El lago en sí es una interminable procesión de barcazas llenas de buscadores de placer", un placer que siguen buscando tanto los locales como los visitantes que pasean por sus orillas o se deslizan en sus aguas.







Tiene una extensión de 3x3 kilómetros y una profundidad media de 5 metros y se divide en cinco partes: El Lago exterior que es la zona más conocida y popular, el Lago norte, el Lago Yuehu, Lago interior occidental y Lago menor Sur.

En 2011, el paisaje cultural del Lago Oeste de Hangzhou fue nombrado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco precisamente por su papel de inspirador de famosos poetas, pensadores y artistas desde el siglo IX.

Está rodeado por colinas y bosques en tres cuartas partes y abierto a la ciudad en la cuarta. Su belleza y la del paisaje que lo envuelve ha dado lugar a tantos mitos y leyendas como a poemas y declaraciones de amor. El conjunto de agua, jardines y montañas recrean la imagen romántica y bucólica que parece sacada de una pintura china tradicional la cual completan los antiguos pabellones, pagodas o puentes de media luna.




La gran pagoda de Léifeng domina el lago



El clima de Hangzhou es caluroso y húmedo en verano y muy frío en invierno por lo que abril y octubre son los mejores meses para visitar la ciudad. De todas formas, el lago y los jardines son bonitos en cualquier estación del año. Sus jardines se conocen con nombres tan poéticos como la Fiesta de los Peces, el Canto de las Oropéndolas, la Brisa Mece los Lotos de Chuyuan, el Puerto de Flores o el Oleaje de los Sauces.








El Lago Oeste forma parte de la cotidianeidad de los habitantes de Hangzhou, especialmente los fines de semana. Las familias pasean bajo la sombra de los sauces, ya sea a pie o en bicicleta. Sentados junto al agua, hablan, pescan, comen, degustan un té, se divierten bailando, tocan instrumentos tradicionales o simplemente contemplan el paisaje o aprovechan los rayos de sol en invierno.












Es posible cruzarlo de norte a sur a través de una pasarela elevada construida por el poeta y gobernador local llamado Su Dongpo. Es un paseo de 3 kilómetros pero lo aconsejo sin dudar porqué es una de las actividades más agradables que se pueden hacer en la ciudad.
La pasarela de Bai es más corta y conecta la orilla norte con la isla de Gushan o Colina Solitaria, la mayor del lago y la única de origen natural, formando un lago interior. Los edificios y el jardín de la isla formaron parte del palacio de verano del emperador Qianlong en el siglo XVIII.








Hay otras tres islas artificiales. La más famosa es la isla de Xiaoying, la más pequeña y desde donde se pueden ver los Tres Estanques que reflejan la Luna, tres pequeñas torres en el agua. Las otras islas se conocen como el Pabellón del Centro del Lago y el Monte del Señor Ruan Tyuan.
Se pueden hacer recorridos en barcas de remos (imprescindible negociar el precio) o en barcos grandes, algunos de ellos decorados de forma tradicional como si fueran pequeños templos flotantes, con sus dragones y sus doradas ornamentaciones que tanto gustan a los chinos.










Cada noche se realiza una representación que lleva el nombre de Impresión del Lago Oeste. Nosotros no fuimos a verlo pero según he leído se trata de un espectáculo con grandes efectos especiales interpretado por actores que parecen deslizarse sobre el agua. El director de puesta en escena es el cineasta Zhang Yimou quien se hizo cargo de la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Beijing 2008. La historia explica las leyendas y los mitos de Hangzhou ensalzando su cultura y su belleza natural.
Lo que si vimos un par de veces fue el espectáculo de la Fuente Luminosa del Lago que tiene lugar diariamente en varios pases. Se hace justo enfrente del hotel Hyatt Regency Hangzhou y aunque también se representa durante el día, lógicamente luce mucho más cuando ya ha oscurecido. Se trata de una bien lograda sincronización de agua, luz y música.  



Hangzhou tiene muchos más atractivos además del Lago Oeste los cuales espero poder contar en una próxima ocasión.



19 comentarios:

  1. Me quedó pendiente la ciudad cuando estuve en China pero creo que Marco Polo no iba muy desencaminado, es preciosa aunque creo que tus fotos la hacen más porque son una pasada!!! Espero volver pronto a China y esta vez no me pienso perder Hangzhou!!! Un abrazo. ;-)

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado el primer párrafo, no sabía que Marco Polo había querado maravillado, y es algo que entiendo y comparto ya que las imagenes que muestras son IMPRESIONANTES. Me encantaría tener alguna de esas imagenes, y poder haberlas captado, la verdad es que me he quedado boqueabierto. El lugar merece y mucho la pena.

    Enhorabuena por el post, me ha encantado.

    Me recuerda el lago al palacio de Verano de Peking, esos barcos, esa gente... Nostalgia time!

    Jesús Martínez
    Vero4travel

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena por las fotos, mejoras día a día.

    ResponderEliminar
  4. Hola Babyboom,

    Aunque he leído a alguien que le ha decepcionado Hangzhou a nosostros nos gustó mucho. El lago y su entorno le dan una belleza muy especial. Cuando vuelvas a la China pasas por allí y ya me dirás qué tal te parece a ti.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hola Jesús

    Ahora que lo dices, a mí también me recordó un poco el Palacio de Verano de Pekín. De hecho, ambos son bastante fieles al típico paisaje chino del lago, sauces, puentes, pagodas ... será muy típico pero me parece muy bonito.

    Gracias por pasar

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Gracias Paco,

    muchas gracias por tus cumplidos. Siempre repito lo mismo y es que hay ocasiones en que es muy fácil ser un buen fotógrafo.
    El Lago de Hangzhou es uno de esos lugares ideales para subir la autoestima de los aficionadillos a la fotografía como yo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Antes de volver de China ya sabía que tenía que regresar muchas veces y conocerla a fondo porque es un país que me fascinó, allí todo es a lo grande y cobra unas dimensiones descomunales.

    Tengo varios sitios marcados para cuando vuelva y Hangzhou ya era uno de ellos aunque viendo tus espectaculares fotos todavía me entran más ganas de estar allí...

    Un saludo !!!

    ResponderEliminar
  8. Coincido en que has hecho unas fotos preciosas!! El lago me ha encantado, parece un remanso de paz. Un buen sitio para escapar del caos y el ajetreo de las grandes ciudades chinas...

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  9. Hola Carfot,

    A nosotros también nos han quedado ganas de volver. Hemos estado dos veces y conocemos sólo una minúscula parte del país pero todo llegará ;)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Hola Kiana

    Tal como dices, después de pasar unos días en Beijing, el Lago de Hangzhou rodeado de montañas, me pareció un lugar ideal para cambiar de aires.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. A través de tus fotografías parace un lugar precioso...
    Tiene que ser muy bonito dar un paseo en barquita y ver los espectáculos que comentas, tanto el de "Impresión" como el de "Fuente Luminosa".
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
  12. Quin llac! ha d'esser impressionant estar allí, ja que en fotos i a través de les teves narracions ja m'ha impressionat. Espero que facis noves entrades al blog d'altres llocs visitats de la Xina, que segur que són tan interessants com les del llac oeste de Hangzhou. Endavant!

    ResponderEliminar
  13. Tus fotos nos han traído recuerdos maravillosos. El Lago Oeste es precioso y los jardines que lo rodean una maravilla. Nosotros también vimos la Fuente Luminosa del Lago por la noche, la sincronización del agua y la música forman un gran espectáculo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. @ Helena,
    Me alegro que a través de las fotos haya logrado transmitirte un poco la belleza de lugar.

    @ cincuentones,
    A mí también me encanta ver fotos de lugares donde ya he estado y así revivir de nuevo los viajes.

    Gracias a los dos

    ResponderEliminar
  15. Hola Gore,

    Ja ho faré ja. Tinc un munt de coses per explicar.

    Un petó

    ResponderEliminar
  16. Hola,
    He encontrado tu blog por casualidad y me parece interesantísimo. Me gusta la forma en que lo cuentas y sobre todo las fotografías que haces. Son realmente buenas!
    Yo tengo un blog sencillito, se llama www.yoadoroviajar.blogspot.com
    Te invito a conocerlo, y si quieres, podemos seguirnos mutuamente.
    Saludos,
    Trini.

    ResponderEliminar
  17. Hola Trini,
    Muchas gracias por tu comentario. Ya me he hecho seguidora de tu blog y lo he enlazado al mio.
    Estaré atenta a tus entradas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Hola M. Teresa.

    Enhorabuena por este pedazo de viaje. Me ha gustado mucho el relato de este post, pues el mundo orintal es muy desconocido para mî y siempre se aprende algo nuevo cada día. Gracias por compartir tus vivencias. Felicidades también por las excelentes fotos que haw traido y que entre ambas cosas hace que nos despierte el apetito de co ocer China. Lo veo un poco lejosl y no me refiero a la distancia, más bien a que tengo una larga lista de destinos antes que China. He querido empezar por este post, paso ahora a leer los otros dos post chinos. De momemto excelente.

    Gracias por compartirlo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Muchas gracias Antonio.
    Celebro que el post te haya resultado interesante.

    Un saludo

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.