sábado, 12 de mayo de 2012

La República de San Marino


De camino a Rímini ya se divisa a lo lejos el Monte Titán, la parte más elevada de la República de San Marino. Tan sólo unos 20 kilómetros separan la ciudad italiana de ese minúsculo territorio, completamente abrazado por su vecino. Ninguna frontera los separa, sólo un cartel nos da la bienvenida a ese micropaís que en 1861 no quiso unirse al Reino de Italia unificado, optando por seguir haciendo historia en solitario. Una historia que según la tradición empezó en el siglo IV cuando un picapedrero llamado Marino proveniente de la ciudad de Arbe en  Dalmacia, llegó al lugar en busca de trabajo. En el Monte Titán fundó una pequeña comunidad de cristianos perseguidos en tiempos del Emperador Diocieciano, no obstante, habría que esperar hasta el año 886, para que un documento testimoniara de forma fehaciente la existencia de una iglesia y de un grupo de fieles en el monte Titán.

Segunda Torre (Cesta) vista desde la Primera Torre (Guaita)


A lo largo de los siglos siempre ha defendido su autenticidad e independencia rechazando cualquier política expansionista. La pequeña República ha sido ocupada militarmente tres veces en toda su historia, aunque por breve tiempo:
En 1503, César Borgia, la ocupó hasta poco antes de su muerte pocos meses después. En 1739, el Cardenal Alberoni volvió a invadir el pequeño Estado pero la desobediencia civil y las protestas ante el Papa Clemente XII para obtener justicia dieron resultado. La última ocupación del país ocurrió en 1944. San Marino permaneció neutral durante la Segunda Guerra Mundial a pesar de la ocupación alemana y de los bombardeos aliados, que sólo permanecieron unas semanas.
Como una reliquia histórica sigue fiel a sus tradiciones manteniendo sus tres pilares de independencia, democracia y neutralidad.

Bonito paisaje primaveral. San Marino

Una población total de algo más de 30.000 habitantes se reparte en sus 61 km2 que configuran la República más pequeña de Europa y al mismo tiempo la más antigua.
Su Parlamento se escoge democráticamente cada cinco años y es el nuevo Parlamento quien nombra los dos Capitanes Regentes que desempeñan juntos la tarea de Jefes de Estado y constituyen el poder ejecutivo con el Consejo de Ministros
La República de San Marino está formada por diferentes núcleos de población conocidos como castellos que se van distribuyendo en la base y en los pisos inferiores de un imaginario pastel de bodas hasta llegar a la guinda, la capital San Marino construida en el mismo Monte Titán, a 750 metros sobre el nivel del mar. Un mar Adriático al que en línea recta le separan tan sólo 13 kilómetros. El monte tiene tres picos y en cada uno de ellos hay una torre, dando esa imagen de cuento de hadas, caballeros y docellas que se repite en fotografías y en todo tipo de recuerdos. Son las Tres Torres de San Marino, la Rocca o Guaita, la Cesta o Fratta y la Montale. A los pies del Monte Titán se extiende la propia ciudad de San Marino con 4500 habitantes mientras que Borgo Maggiore, con unos 6000 habitantes, está situado en la parte inferior de la ladera de la montaña desde donde se puede tomar un funicular hasta la capital. Los centros históricos de San Marino y Borgo Maggiore junto con el Monte Titán fueron inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO en 2008.
En total son nueve castellos, nueve piezas que junto a San Marino y Borgo Maggiore forman ese sencillo puzzle. Los siete castellos restantes reciben el nombre de Acquaviva, Chiesanuova, Montegiardino, Domagnano, Faetano, Fiorentino y Serravalle, siendo ésta última la ciudad más poblada.
La República de San Marino no es miembro de la eurozona, sin embargo utiliza el euro. Desde el año 2002 se pueden acuñar monedas de euro con sus propios diseños lo que aprovechan para promocionar los elementos más representativos del país. También se acuñan monedas de colección, de plata de 5 y 10 euros y de oro, de 20 y 50 euros, de curso legal exclusivamente en el interior del territorio.

Tiendas y restaurantes es lo que predomina en las calles del núcleo histórico

Además de las monedas, otro manera de dar a conocer su cultura y tradición es a través de los sellos. La primera emisión de sellos se remonta a 1877 y las series que se van emitiendo año tras año le han dado un reconocido prestigio entre los aficionados a la filatelia. Sellos, monedas, tarjetas telefónicas junto algún otro producto procedente de la Oficina Estatal de Turismo representan más del 4% de los ingresos del país. Pero su principal fuente de ingresos es el turismo, que supera el 50% del PIB. Los productos agrícolas como el vino o el queso, la electrónica, la cerámica y especialmente el sector financiero en constante aumento, completan la actividad económica de un país con un buen nivel de vida.    
Desde Rímini salen varios autobuses diarios pero si se opta por el vehículo particular hay que tener en cuenta que no se puede acceder al centro en coche por lo que debemos escoger entre aparcar en Borgo Maggiore y subir en funicular o dejar el coche en alguno de los diferentes aparcamientos que se encuentran a la entrada de la misma ciudad de San Marino y que se van llenando de forma más o menos ordenada. Una combinación de ascensores y escaleras facilitan el acceso al núcleo histórico.

A lo lejos, el Mar Adriático

Atravesamos la Puerta de San Francesco y la primera imagen de una calle abarrotada, llena de tiendas y algunos museos de temas relacionados con el medievo me recuerda a Carcassona. En San Marino no se paga IVA, por tanto las compras están libres de impuestos pero no hay nada que nos llame la atención. Abundan los típicos souvenirs, los productos de piel como bolsos y zapatos de diseños bastante demodés y las perfumerías que tampoco me parecen tan baratas. Cada puerta es la entrada a una tienda y a ratos da la sensación de estar dentro de un decorado o de un parque temático. Juraría que en relación al número de habitantes, San Marino es el país más visitado del mundo. Su paisaje enclavado en las montañas de los Apeninos, su encanto medieval, su patrimonio histórico y sus coquetas calles son sus principales atractivos que atraen cada año a millones de turistas muchos de ellos italianos.


Puerta de San Francesco

Souvenirs 

Tras cruzar la puerta de San Francesco, se puede ver la pequeña iglesia del mismo nombre, la más antigua de la República, construida en 1361.

Iglesia di San Francesco

Por la empinada y estrecha Vía Basilicius llegamos a la Piazza Titano donde se encuentra el Palazzo Pergami, actual Museo del Estado con restos arqueológicos, objetos y documentos que ilustran la Historia de la República. Seguimos por la Vía Eugrippo y encontramos un bonito rincón con varias esculturas y la llamada Cava dei Balestrieri o Cantera de los Ballesteros, la sede de los espectáculos de la Federación de Ballesteros sanmarinenses y punto de celebración de muchas otras actividades especialmente durante los meses de verano.



Cava dei Balestrieri

Emprendemos la cuesta y se llega a uno de los puntos más interesantes de la ciudad en cuanto a vistas, Il Cantone. Una magnífica panorámica de los Apeninos y el valle tapizado de verde que se extiende hasta la costa adriática. A los pies tenemos los tejados de Borgo Maggiore y otros castellos de San Marino. El funicular que parte de Borgo Maggiore tiene su llegada en Il Cantone.

Tejados de Borgo Maggiore desde Ciudad de San Marino

Vistas desde Il Cantone

Vistas desde Il Cantone

Por la Contrada del Pianello se llega a la Piazza Della Libertà con la gran estatua que la representa, en el centro de la plaza. El Palazzo Publico, un emblemático y muy fotografiado edificio, acoge el Gobierno de la Nación. Está construido con piedra local en un estilo neogótico. A partir del mes de mayo y durante los meses de temporada alta, se puede ver la ceremonia del cambio de guardia. Desde aquí se puede acceder a la Basílica del Santo construida a principios del siglo XIX sobre los cimientos de una iglesia románica y también a la pequeña iglesia de San Pedro.

Piazza della Libertà


Estatua que representa la Libertad, en el centro de la plaza

Detalle del Palazzo Publico 

Como ya he comentado, el Monte Titán consta de tres picos y en cada uno de ellos se levanta una torre. Sólo dos de ellas se pueden visitar y hay la posibilidad de comprar un ticket combinado que cuesta 4,5€.
Su posición estratégica y su aspecto fortificado ofrecen una imagen del conjunto difícil de encontrar en otro lugar.
La Primera Torre o Rocca Guaita fue la primera fortificación sanmarinense y corresponde al siglo XI. Ampliada y restaurada en varias épocas, tuvo su mayor incidencia en el siglo XV durante la guerra contra los Malatesta de Rímini en 1463. Se utilizó durante siglos como prisión, hasta 1975. Bajo las capas de estuco se han encontrado una buena colección de grafitis dibujados por los presos. También se encuentra una pequeña capilla dedicada a Santa Bárbara. Lo mejor de la visita es, sin duda, poder disfrutar de las espléndidas vistas sobre el valle y la Rocca Cesta desde la llamada Torre Della Penna a la que se accede por una escalera de gato.   


Primera Torre

Capilla de Santa Bárbara en la primera Torre

Vistas de la Plaza de la Libertad y los Apeninos d esde la Primera Torre

Primera Torre o Rocca Guaita

Pinturas realizadas por los presos

Seguna Torre (Cesta) vista desde la Torre Della Penna

En la Torre Della Penna. Rocca Guaita

Dos siglos después se levantó sobre unas antiguas ruinas romanas la segunda fortificación sanmarinense, la Segunda Torre o Cesta en el punto más alto del Monte Titán y, por tanto, del país. El camino que va desde la Rocca Guaita hasta la Segunda Torre se conoce como Passo delle Streghe o paso de las brujas. En un pequeño restaurante situado en el mismo camino nos detenemos a comer unas deliciosas piadinas. Las piadinas son muy típicas de la cocina de la región de la Emilia Romaña. Se trata de un pan ácimo (sin levadura) que se dobla y se puede rellenar con distintos ingredientes, en nuestro caso con queso y prosciuto di Parma. 

Passo delle Streghe, hacia la Segunda Torre

Después de este breve descanso acabamos de llegar a la Torre Cesta. En el interior se encuentra el Museo de la Armas Antiguas que exhibe materiales que van del siglo XIII hasta el siglo XIX. Pero de nuevo, lo mejor son las vistas.

Museo de Armas Antiguas. Segunda Torre

Vista de la Rocca Guaita (Primera Torre) desde la Segunda Torre

En la Segunda Torre

Y aquí se acaba la gente. Sin un alma a la vista caminamos por un sendero que nos conduce a la Tercera Torre o MontaleEs un paseo encantador de frondosa vegetación y grandes árboles. Las cuatro gotas que caen arrancan del suelo un intenso olor a tierra mojada que ya forma parte del recuerdo de ese lugar. Es el último bastión en la cima del monte y corresponde a principios del siglo XIV. Tuvo una función de avistamiento y sirvió también como prisión.
Seguimos el camino que atraviesa el Parque Natural hasta llegar de nuevo al centro.


Tercera Torre desde la Segunda

Camino que lleva a la Torre Montale

Torre Montale

Caminando por el Parque Natural se llega de nuevo al centro



20 comentarios:

  1. Enhorabuena por este viaje, que me parece realmente espectacular. Gracias por compartirlo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Me ha parecido realmente precioso. Había visto por internet alguna foto pero la verdad es que no había leído ningún relato y me he quedado embelesada. No sé qué hago que no estoy buscando ya vuelos, jejeje.
    Tampoco sabía nada de su historia y es muy curiosa.
    Un estupendo post, como nos tienes acostumbrados.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. He de decir que no conocía tu blog, pero tienes muchísima información, me lo apunto para visitarlo asiduamente.

    San Marino es un lugar que desconozco pero tengo dos amigos que hablan maravillas sobre este lugar ''medieval'' . Las fotos son preciosas, me parece un lugar digno de visitar.

    Por cierto he estado mirando la página y no veo tu Twitter ni Facebook en caso de que tengas por favor sígueme o dime por aquí tu usuario y te sigo yo ya que me gustaría seguirte.

    un saludo.
    Jesús Martínez
    vero4travel.com

    ResponderEliminar
  4. Gracias Antonio,
    De eso se trata, de compartir nuestras experiencias y poder enriquecernos todos un poco.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hola Helena

    San Marino es un lugar pequeño pero muy bonito, especialmente por sus magníficas vistas. Con un día de visita tienes suficiente por lo que es ideal para combinar el viaje con algunas de las ciudades de la región de Emilia Romaña que merecen mucho la pena.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hola Jesús

    Muchas gracias por tus comentarios. Aunque tengo Facebook, la verdad es que no soy demasiado participativa. Lo que si voy a hacer es enlazar tu blog al mío y así podremos leernos mutuamente.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Gracias, ya te he enlazado, por cierto no se si estás interesado pero tenemos una iniciativa que se llama #postamigo tal vez pueda interesarte.

    Bueno si no utilizas mucho el facebook con los enlaces estamos comunicados

    ResponderEliminar
  8. Qué chulada la Torre Guaita, la verdad es que nunca me había llamado la atención este pequeño país pero veo que algún día habrá que hacerle una visitilla. Un abrazo. ;-)

    ResponderEliminar
  9. Hola Ma.Teresa! Como sabes, me gustan mucho tus reportajes y fotografías y claro que me descubres siempre sitios muy encantadores. Como ésta vez con San Marino: sinceramente desconocía mucho su historia y el porqué de su indenpendencia con respecto al resto de Italia... (sabes que el reino de Italia llegaba hasta Niza? y no fué hasta 1860 que es cedida a Francia en agradecimiento de su 'apoyo' a la unificación italiana...).

    Las vistas desde ambas torres son bellísimas, me parece un sitio espectacular para realizar una escapada o escalar sus senderos.

    Gracias por compartir tú trabajo y sabes que luces muy bien frente al Palacio Público en la Piazza de la Libertá! JAJAJAJA (¡que no se ponga celoso tú marido!)

    ResponderEliminar
  10. Hola Babyboom

    Tanto la Torre Guaita como la Cesta son muy pintorescas. En el interior hay poco por ver pero el lugar donde están ubicadas y sus vistas es lo mejor.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Hola Gus

    Pues no sabía lo de Niza! De hecho, el mosaico europeo es un cambio constante y lo que queda por ver.
    Y gracias por el piropillo. A las cincuentonas nos gusta que nos echen algún piropo... aunque no sea verdad! jejeje.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Dos cosas me han llamado la atención de este post mucho. la organización en castellos, la forma de acceder a la ciudad y el coleccionismo de monedas, sellos y cosas varias. Supongo que al ser un sitio pequeño para el coleccionista supondrá un plus, no por lo que cuesta conseguirlo sino completar una colección.

    Como siempre bien documentado con unas buenas fotos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Hola Fernando,

    Los castellos me recuerda a la organización andorrana, lo que allí se le llaman parroquias. En cuanto al coleccionismo, sabía lo de los sellos pero me llamó la atención que sean de curso legal las monedas de oro. La verdad es que yo no vi circulando ninguna!!!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Tan cercana y desconodia no??
    muy buena entrada de este pequeño lugar lleno de belleza. Me lo apunto
    un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Hola, he conocido tu blog a través de GUSPLANET y me has ganado con tu artículo sobre San Marino.
    Es un sitio por el que siempre he sentido curiosidad y del que no conocía apenas nada.

    Me han encantado las fotos así que espero poder ir pronto!

    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Espectaculares las vistas a Rocca Guaita!!! Como Jesús, yo también te he buscado en Facebook para ver si podía enterarme de inmediato de la publicación de tus entradas!! jajaja. Como ves siempre las leo muuy tarde y algunas se me pasan seguro! Tendré que estar más atenta... ;-)

    Aprovecho para comentarte que he cambiado la dirección de mi blog para que coincida con el nombre de la página y así sea más fácil de recordar. Te apunto la nueva dirección por si la quieres canviar en el enlace a tu lista de blogs: www.diarioviajekiana.blogspot.com

    Muchas gracias y un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  17. Hola Bleid

    Creo que tienes razón en que es un destino desconocido. Casi todo el turismo que vimos por allí era italiano que lo tienen al lado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Hola Kiana,

    Ya he cambiado la dirección de tu blog. Gracias por pasar por aquí.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Hola Elena,

    Bienvenida al blog. Veo que tú también escribes uno. Todavía he leído muy poco pero me ha parecido muy interesante. Te he enlazado al mío.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Muchas gracias, te incluyo también en mi lista… voy a ir pasándome por aquí a menudo, he visto que tienes muchas cosas que leer.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.