domingo, 2 de noviembre de 2008

Ruinas romanas de Volúbilis


En principio, nuestra idea era ir en tren desde Fez hasta Meknés y pasar allí un día entero.
El hecho de coincidir en el mismo hotel con unas chicas majísimas de Girona cambió nuestros planes iniciales y decidimos compartir con ellas un taxi durante todo el día que nos permitiría visitar además de Meknés las ruinas romanas de Volúbilis y acercarnos a Mulay Idris.
El día se presentaba soleado y espléndido. Habíamos quedado a las 8:30 de la mañana y el taxista acudió muy puntual, con su mercedes preparado para recorrer kilómetros. Las tres mujeres nos sentamos en la parte trasera del coche y no paramos de hablar durante todo el trayecto, y como bien es sabido que el mundo es un pañuelo, resulta que tenemos amigos senegaleses en común.
Entre áridos paisajes y campos de olivos llegamos a las ruinas de Volúbilis. Antes de entrar al recinto arqueológico hicimos una breve parada para contemplar unas magníficas vistas generales de la zona. Destacan imponentes el gran arco del triunfo, la basílica y las columnas del templo de la que fue la principal ciudad del interior de la provincia de Mauritania Tingitana y un importante centro administrativo y residencia de procuradores.











Se cree que la ciudad fue fundada por los cartagineses en el siglo III aC con el nombre de Oulili. Pasó a formar parte de Mauritania y se convirtió en una de las capitales reales de Juba II. En el año 40, Roma se anexiona Mauritania, tras el asesinato del rey Ptolomeo por el emperador Calígula y Volúbilis pasa a formar parte de la provincia de Mauritania Tingitana. La base de su economía era la producción y comercio de aceite, el trigo y los animales salvajes dedicados al circo.
Después de pagar los 10 dirhams que cuesta la entrada, intentamos organizarnos el recorrido. Un buen hombre que nos quería vender sombreros para protegernos del sol de justicia que estaba cayendo, se convirtió en nuestro improvisado guía y nos fue explicando los detalles de cada una de las construcciones más importantes. A parte de los monumentos públicos de la ciudad como son el arco de triunfo, el foro y la basílica, los templos y las termas, destacan espléndidos y bien conservados mosaicos que adornaban las casas más nobles de la ciudad. La mayoría de ellos son policromados, aunque también hay algunos en blanco y negro. Se componen de un motivo central y una decoración geométrica o floral. Los propietarios de la casa escogían el modelo en una especie de catálogo que circulaba por todo el imperio. La mayoría de los motivos se basan en la mitología y podemos reconocer a Baco, Diana, Neptuno, Eolo, Venus, Eros o Hércules entre otros. Los motivos animales también predominan en los mosaicos de Volúbilis y además de peces, pájaros o delfines, se representaron animales exóticos como monos, elefantes, panteras o tigres. En los mosaicos con motivos geométricos es donde el artista podía mostrar mejor su creatividad.








Además de los monumentos públicos y los mosaicos, pueden observarse varias prensas de aceite y molinos para el trigo o cebada. Por el gran número de ellos, se puede deducir la importante actividad económica que allí se desarrollaba. Cuesta un poco imaginar que esos yermos territorios fueran hace casi 2000 años zonas ricas y prósperas, lo que constata una vez más la gran potencia de los romanos.
Los habitantes de Volúbilis gozaban de un buen nivel económico, con lo que el “confort” romano también llegó hasta allí: grandes piscinas, solariums, termas de vapor, mercados, estanques sagrados con mosaicos dedicados al culto de Afrodita y bellos edificios públicos, como el Arco de Triunfo de Caracalla, construido en el año 217 para agradecer al emperador el haber extendido la ciudadanía romana a todos los habitantes libres del imperio.
En el año 285 Diocleciano manda restringir los límites africanos del Imperio y Volúbilis comienza a ser abandonada, aunque sobrevive con formas paleocristianas y barbáricas hasta el siglo VIII cuando los musulmanes penetran en ella.






No sabemos exactamente cuándo murió Volúbilis, como tampoco sabemos cuando nació, pues los nuevos cateos han descubierto cerámica campaniforme previa a la urbanización estrictamente Púnica. Pero es obvio que su esplendor máximo ocurre en época de Marco Aurelio.
En el año 631, los árabes toman la zona, instalando una guarnición en Volúbilis. En 789, Idris I, el fundador de la dinastía idrisí y bisnieto de Mahoma, escapa de los abasidas y se asienta en Volúbilis, que recupera su antiguo nombre de Oulili. Con la fundación de Fez por Idris II (808), Volúbilis pierde su importancia, declinando definitivamente en el siglo XVIII. A principios de siglo, el segundo sultán alauita, Muley Ismail, desmanteló prácticamente todos los edificios emblemáticos de la ciudad para aprovechar el mármol en la construcción de los palacios de la nueva capital de Meknés, que estaba construyendo. El terremoto de 1755 acabó de afectar la ciudad, que se encontraba prácticamente despoblada.
La exploración del yacimiento la comenzaron los franceses en 1915 y menos de la mitad de las 40Ha del yacimiento han sido excavadas.






En 1997 el sitio arqueológico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
Después de despedirnos del "guía" y discutir con él sobre la propina que nos pedía, volvimos al punto de partida donde nos esperaba el taxista para continuar nuestra visita por la zona.


4 comentarios:

  1. Voy a visitar Marruecos antes de mi viaje a Egipto, pero no conozco mucho de este país, salvo lo que es Fez, por eso estoy mirando un poco y aprendiendo de experiencias ajenas...

    ResponderEliminar
  2. Es una escapada muy interesante para organizar desde Fez. Si te gustan las "piedras" Volúbilis no te decepcionará. Meknés es también una ciudad muy interesante.
    Espero que disfrutes del viaje.
    Saludos.

    M.Teresa

    ResponderEliminar
  3. Fabuloso el sitio, disfrute un montón echando fotos al atardecer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al atardecer tiene que ser una maravilla!!!!!

      Un saludo

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.