miércoles, 9 de enero de 2008

Goff's Caye, un pequeño paraíso en Belice

Belice es un diminuto país de 23.000 km2 - poco más que la Comunidad Valenciana - situado entre Méjico y Guatemala y está bañado por las aguas del Mar Caribe.

A los conquistadores españoles no les interesó demasiado puesto que no se encontraban riquezas que explotar y en cambio era un lugar peligroso a causa de la barrera de arrecifes que podía destrozar la quilla de los barcos al intentar acercarse a la costa. Aunque Belice perteneció a España, nadie se preocupó de "gobernarla". Fue precisamente este hecho el que atrajo a piratas escoceses e ingleses que durante el S. XVI merodeaban por sus aguas. En 1862, Gran Bretaña declaró colonia a Belice con el nombre de Honduras Británica, convirtiéndose en una nación independiente el año 1981.


El dominio colonial británico dejó el país con una gran tradición democrática, no dispone de ejército y nunca ha sufrido un golpe de Estado. A pesar de tener un pasado pirata, en la actualidad es un país tranquilo. Debido a la herencia de su pasado, la escasa población de Belice la conforma una gran diversidad étnica. El segmento más amplio de la población está formado por los criollos, descendientes de los esclavos africanos y de los piratas británicos que se asentaron en la zona para explotar sus bosques. Algo menos de un 10% de la población, la forman los garinagus, también llamados caribes negros. Éstos son los descendientes de indios sudamericanos y de negros africanos. Ademas de los criollos y garinagus, también viven en Belice mayas, mestizos y pequeñas comunidades de chinos, libaneses, hindúes, europeos y americanos.


El idioma oficial es el inglés, pero los criollos negros que forman más de la mitad de la población hablan su propio dialecto y cuando hablan inglés lo hacen utilizando muchas expresiones caribeñas y con una especial musicalidad. En el norte, el castellano es la primera lengua.


A pesar de los yacimientos mayas que existen en Belice, la mayoría de visitantes acuden atraídos por el magnífico arrecife coralino. Es un país pobre pero sorprendentemente caro ya que depende casi exclusivamente de las importaciones.

He de reconocer que, aunque me sonaba el nombre, ni siquiera lo hubiera sabido ubicar en un mapa. Fue al preparar "nuestra ruta maya" cuando empecé a informarme sobre ese pedacito de América. En principio, para nosotros sólo debía ser un lugar de paso entre Méjico y Guatemala y poco pensaba yo que allí encontraría el paraíso. Nuestra idea era recorrer en plan tranquilo las calles de Belice City y ... poco más.

Nos propusieron ir a Goff's Caye pero la verdad es que no me apetecía demasiado. Estaba cansada y prefería tumbarme un rato en la cama. Además, tengo miedo al mar, la playa me aburre y bañarme no me entusiasma si no es en el agua calentita de la bañera de mi casa. Al final me dejé convencer y casi sin tiempo de dejar los trastos en la habitación nos montamos en una lancha en dirección a Goff's Caye.

La barrera coralina de Belice tiene 290 km de longitud y es la más larga del hemisferio occidental. Al oeste del arrecife el agua es poco profunda, lo que permite que numerosas islitas llamadas cayes (o cayos) afloren a la superficie. Los aficionados al submarinismo conocen bien esos parajes, pero para mi era totalmente novedoso. La Unesco declaró esta barrera de arrecife Patrimonio de la Humanidad en 1996.



























A medida que nos íbamos acercando a la isla, mi ánimo iba en aumento y empezaba a cambiar la expresión de mi cara. Al aproximarnos, la embarcación se deslizó silenciosamente hasta el pequeño muelle de madera para amarrar. Era la imagen de la típica isla que todos tenemos en mente, sólo faltaba el náufrago: una pequeña choza y 14 palmeras era todo lo que había. Decidí ponerme las gafas y el tubo; el agua no me llegaba más arriba de las rodillas y metí la cabeza. ¡ Qué maravilla ! Un mundo desconocido se abría ante mis ojos. Magníficos corales y una multitud de peces de colores que se deslizaban entre mis piernas fueron los culpables de que perdiera la noción del tiempo; me parece que nunca había estado tanto rato dentro del agua.

Descansamos, bebimos agua de coco y gozamos de las cristalinas aguas caribeñas.


Aquella tarde en Goff's Caye la recuerdo como una experiencia casi divina. Si existe el paraíso debe ser algo parecido, al menos mi particular paraíso.


3 comentarios:

  1. HOla, deveras te felicito que envidia que conozcas tantos lugares hermosos de nuestro bello planeta, fijate que estuve viendo y pues me llamo la atencion Goff's caye, quisiera ir con unos amigos pero por mas que busco informacion acerca de este lugar no encuentro los costos del mismo, me podrias hechar la manita en darme informacion de este lugar... Gracias

    ResponderEliminar
  2. hOLA de nuevo mira mi correo es edwarfer@gmail.com te agradeceria que me ayudaras con los datos para llegar a este hermoso lugar Gracias :D

    ResponderEliminar
  3. No recuerdo lo que nos costó porqué ya hace años que estuvimos, pero la única manera de llegar hasta allí era contratar un tour (por lo menos entonces. Fuimos unas 8 personas en lancha desde Belice City y tardamos aproximadamente 1 hora y media.
    En los mismos hoteles suelen ofrecer las excursiones.
    Siento no poder ayudarte más.
    Un saludo y a pasarlo bien.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.